Descubren un exoplaneta “cercano” con atmósfera

El planeta se llama GJ 1132b y está a 39 años luz de la Tierra

 Los científicos han encontrado una atmósfera en un planeta similar a la Tierra, a 39 años luz de nuestro hogar, una distancia cercana hablando en términos astronómicos. El descubrimiento ha sido realizado en el Instituto Max Planck, gracias a un telescopio de 2,2 metros en Chile. Los resultados han sido publicados en The Astronomical Journal.

Para descubrir exoplanetas y analizarlos, los astrónomos aprovechan su paso por estrellas para ver qué cambios realizan en la recepción de luz. GJ 1132b, como se llama este exoplaneta, pasó por delante de una estrella y se pudo ver una ligera disminución en el brillo cuando el planeta pasaba por delante, y deduciendo que era por culpa de la atmósfera, y que esta probablemente contiene metano y agua. Llegaron a esta conclusión por la obtención de imágenes del planeta en múltiples longitudes de onda, y en una de estas, la infrarroja, el planeta parecía ser más grande.

“Esto sugiere la presencia de una atmósfera que es opaca a la luz infrarroja, haciendo que este parezca más grande, pero transparente a todas las otras luces”, afirman los expertos.

El planeta podría medir entre 1,4 y 1,6 veces el tamaño de la Tierra, y orbita a su estrella en solo 1,6 días, así que en base a nuestra comprensión actual de los exoplanetas, es poco probable que sea habitable, puesto que estaría demasiado cerca y caliente para que exista agua líquida en su superficie.

Esta no es la primera atmósfera descubierta alrededor de una “súperTierra”. Ese honor recae para el exoplaneta 55 Canri e, descubierto por el telescopio espacial Hubble en febrero de 2016, un planeta que está a 40 años luz y que tiene una masa de ocho veces nuestro mundo.

Pero esto da un pequeño vuelco a lo que sabemos de los planetas: que esté tan cerca de su estrella y conserve su atmósfera hace pensar que estas son más resistentes de lo que se creía, y que ciertos planetas podrían no ser tan “estériles” como se creía.

 

Fuente IFLScience

Curiosidades relacionadas Más del autor

Comentarios