¿Qué pasa cuando se fusionan dos huracanes?

La prensa internacional ha informado, en las últimas horas, de que los modelos meteorológicos muestran que los restos de los huracanes María y Lee se fusionarán para formar un “superhuracán” en el Atlántico. Pero, sin embargo, esta visión es un poco exagerada y tan solo llegará a Reino Unido en forma de viento racheado y algunas lluvias.

No hay mucho de qué preocuparse entorno a estos huracanes. Pero ha realizado la siguiente pregunta a mucha gente: ¿qué pasa cuando se unen dos huracanes?

Las fusiones ciclónicas se llaman “efecto Fujiwhara”, término acuñado por el meteorólogo japonés que describió por primera vez este hecho en 1921. Cuando dos ciclones se acercan el uno al otro, hacen una especie de “ballet”, piruetando uno alrededor del otro en sentido contrario a las agujas del reloj si están en el hemisferio norte, o en el sentido de las agujas del reloj si estás en el hemisferio sur (gracias, Bart Simpson).

En algún momento, comenzarán a girar en espiral hacia un punto central. Esto ocurre por dos razones: o bien los vientos divergentes se empujan, u ocurre un hecho llamado advección de vorticidad positiva, que describe cómo las regiones de alta rotación -los huracanes, por ejemplo- migran hacia áreas de baja rotación.

El huracán con un vórtice más grande y, por lo tanto, más poderoso, dominará los siguientes pasos, y el huracán más pequeño bailará alrededor de él, antes de caer en su interior. Lo que sucede después, sin embargo, es incierto.

Normalmente, esta caótica interacción de dos tormentas totalmente diferentes suele terminar con ambas desintegrándose. En otras ocasiones, la fusión de ambos huracanes puede fallar y rebotar en direcciones totalmente diferentes. En 1974, los huracanes Kristen e Ione se encontraron, pero se resistieron mutuamente y terminando rebotando, con el primero yéndose hacia el noroeste y el segundo hacia el noreste.

Es muy infrecuente que dos huracanes se mezclen. En 1995, cuando Humberto, Iris, Karen y Luis se fusionaron, los tres primeros interactuaron entre sí e influyeron en sus formaciones y caminos. Iris finalmente se fusionó con Karen.

Es posible que dos ciclones tropicales puedan emerger para ser, brevemente, más poderosos, ya que sus cargas combinadas de vapor de agua caliente podrían alimentar más formaciones de precipitaciones y disminuir aún más la presión central, pero no está claro si esto ha ocurrido en la vida real.

Lo más probable es que un huracán baile alrededor de uno más fuerte, no se fusione y como consecuencia de esto salga fortalecido. Esto ocurrió en 2014, cuando la tormenta tropical Karina giró alrededor del huracán Lowell y se convirtió en un huracán durante algún tiempo.

Comentarios