La NASA reinventa la rueda para conquistar Marte

El robot Curiosity, de la NASA, lleva tan solo un año en Marte moviéndose a la increíble velocidad de 144 metros por hora. A pesar de sus movimientos cautelosos, las rocas marcianas han comenzado a rasgar grandes agujeros en sus neumáticos. Pero los ingenieros de la NASA han estado dándole al coco para hacer lo que parecía imposible: reinventar la rueda.

Los expertos han creado una rueda casi invendible hecha de mallas metálicas que es capaz de “pensar” la mejor forma que puede adoptar para superar un obstáculo y luego volver a su forma original. El diseño tiene sus raíces en el Centro de Investigación Glenn de la NASA en Cleveland, Ohio.

El ingeniero Colin Creager y sus compañeros construyeron en sus inicios una rueda con una malla tejida hecha con acero de muelles, que agarraba bien la arena de Marte y soportaba mucho eso, pero seguía siendo frágil ante obstáculos importantes. “Siempre nos topábamos con este problema con los neumáticos… sufrían muchas abolladuras”, afirma el experto en un vídeo colgado por la NASA.

Pero Colin tuvo la ayuda del científico de materiales Santo Padula, quien le sugirió utilizar una aleación con memoria: un metal súper elástico que vuelve a su posición original después de la tensión. “Desde entonces”, dice, “hemos estado colaborando para idear este nuevo neumático que creemos que revolucionará la exploración marciana y que, también, podrá ser utilizado en la Tierra“.

La imagen de arriba muestra el estado actual de las ruedas del robot Curiosity. A día de hoy, tiene instrucciones de evitar las rocas puntiagudas, lo que limita el daño, pero dificulta la investigación.

Phillip Abel, experto en sistemas mecánicos de la NASA, dice que “la clave del rendimiento de este neumático son los enlaces elásticos de la estructura cristalina en las aleaciones con memoria de forma”. Añade que “con materiales súper elásticos, lo que estás haciendo es almacenar la energía. Cuando se acaba la presión, todos los átomos vuelven a más o menos donde estaban antes“.

Fuente Science Alert
Comentarios