El término «prostitución» proviene del latín prostitutio, que tiene el mismo significado que el actual y que a su vez proviene de otro término latino, prostituere, que significa literalmente ‘exhibir para la venta’. “Puta” es una contracción de esta palabra, aunque es un término algo más moderno ya que este vulgarismo era desconocido para los romanos.