Los cuadros del pintor vanguardista Pierre Brassau fueron un éxito de crítica. Los había pintado un chimpancé


Dicen que el arte, como la belleza, está en los ojos de quien la mira. Algunos podrán opinar que las pinturas de un chimpancé son del calibre de artistas como, por ejemplo, Pierre Brassau. Si no os suena es normal, ya que no es un pintor real.

En 1964 a un periodista sueco se le ocurrió organizar una exposición de cuadros pintados por el famoso artista francés “avant-garde” Pierre Brassau. ¿El truco? No existía ningun pintor con ese nombre. Todos los cuadros fueron pintados por un chimpancé llamado Peter, eligiendo los cuatro mejores que hizo. El periodista quería comprobar si los críticos considerarían los cuadros como obras maestras del movimiento vanguardista.

Y, curiosamente,  funcionó. Uno de ellos llegó a decir que “Brassau pinta con fuertes pinceladas, pero también con clara determinación. Sus trazos se retuercen con furiosa meticulosidad. Pierre es un artista que trabaja con la delicadeza de una bailarina de ballet”. Cuando se reveló la falsa, este crítico se retractó de lo dicho, pero aun así siguió considerando que la obra del chimpancé seguía siendo la mejor de la muestra. Eso sí, hubo un crítico al que no le gustó el trabajo de Brassau, considerando que solo un mono podía haber hecho eso.

Fuente http://en.wikipedia.org/wiki/Pierre_Bras...
Comentarios