¿Existe gente alérgica al deporte?

Joe O’Leary fue a cenar con sus padres un miércoles de marzo de 2015. Cogieron una pizza de tomate y pimientos, y cuando acabó la visita se marcho al gimnasio. Alrededor de media hora encima de la elíptica, comenzó a sentirse extraño. “Mis ojos parecían regaderas y tenía dificultad para respirar”, dice. “Cinco minutos después luchaba para poder respirar. Volví a mirarme al espejo y toda mi cara estaba hinchada”.

Joe fue llevado a emergencias y le pincharon esteroides y antihistamínicos. Había tenido una reacción alérgica, pero la culpa no era -solo- de la comida: fue la combinación de la pizza y el ejercicio. Los médicos le diagnosticaron rápidamente con una condición llamada anafilaxia inducida por ejercicio, donde una reacción a un alérgeno solo ocurre junto con el ejercicio. Si lo combina con el deporte, Joe tendrá una reacción anafiláctica a los tomates, pimientos, la soja y las nueces.

La anafilaxia inducida por el ejercicio se describió por primera vez en 1979, y se cree que afecta a 50 de cada 100.000 personas. Mientras que su concienciación ha aumentado entre los alergistas, los investigadores y los médicos aún no saben exactamente por qué ocurre.

Para el 30-50% de los que padecen anafilaxia inducida por el ejercicio la reacción proviene de combinar deporte y ciertos tipos de alimentos. Para otros, la actividad intensa desencadena una reacción a ciertos fármacos. Algunas mujeres lo experimentan cuando están en el punto más alto de estrógenos de su ciclo menstrual.

La cantidad de ejercicio necesario para desencadenar dicha reacción también varía entre personas. Por lo general, se necesita más ejercicio en alguien que se cuida que en aquellos que son sedentarios. Casi todos los tipos de ejercicio -correr, bailar, ir en bicicleta…- se ha reportado como causantes de anafilaxia, salvo, de momento, la natación.

Todavía no está claro qué causa la conexión entre el ejercicio y la anafilaxia, pero hay teorías que apuntan hacia los cambios fisiológicos que se suceden en el cuerpo durante el ejercicio -aumento del flujo sanguíneo, ciertas proteínas que cambian su comportamiento en el intestino…-. Pero es difícil probar estas teorías, ya que la condición es difícil de crear en un laboratorio.

Fuente Popular Science

Curiosidades relacionadas Más del autor

Comentarios