Este metal plateado y brillante es comúnmente utilizado por su reflexión en objetos como luces, espejos y acabados de joyería. Además de los usos más comunes, el Rodio tiene mucho valor por sus aplicaciones como catalizador de reacciones dentro de la industria del automóvil. Tiene una elevada temperatura de fusión y alta resistencia a la corrosión, características que le permiten ser una adición crucial en muchos campos industriales.

Este metal, muy raro y valioso, se encuentra en pocos lugares. En 2009, el 60% del Rodio extraído llegó del sur de África y de Rusia. Aunque el precio ha caído en los últimos años, el Rodio es todavía uno de los metales más caros, según Kitco , un minorista del mundo de los metales preciosos, el precio promedio del Rodio en 2009 fue de 46.516 dólares por kilogramo.

Como curiosidad, el Libro Guinness de los Récords regaló a Paul McCartney un disco de Rodio para celebrar su condición preeminente de artista.