Dan marcha atrás a la mayor explotación del Amazonas de los últimos 50 años

Gran noticia para los conservacionistas: el gobierno brasileño da marcha atrás y finalmente no permitirá la explotación minera de una vasta reserva amazónica. Con este hecho, no solo se han salvado vastas extensiones de bosque tropical, sino también el inmenso arrecife de coral recién descubierto en la desembocadura del Amazonas, ya que también se ha rechazado una propuesta de perforación petrolífera.

Cuando el presidente brasileño Michel Temer permitió a las compañías comenzar a explotar la masiva Reserva Nacional de Cobre y Asociados, una región que cubre un área más grande que Dinamarca, hubo una enorme reacción en contra de dicha decisión. La reserva tropical acoge una enorme riqueza medioamibiental, además de ser el hogar de varias tribus indígenas. Pero dicho bosque se aposenta sobre una mina, objetivo principal del presidente Temer.

La oposición gubernamental brasileña también se opuso a dicha elección. Algunos senadores categorizaron este hecho como “el mayor ataque al Amazonas en los últimos 50 años”. En respuesta a las reacciones, un tribunal federal en Brasilia ha bloqueado la acción del presidente.

No solo el bosque del Amazonas se ha puesto a salvo. Como mencionábamos, también se ha evitado la explotación petrolífera del recientemente descubierto arrecife en la desembocadura del río Amazonas, que se extiende por casi 1.000 kilómetros.

El coral se asienta sobre lo que se cree que es una gran reserva de petróleo, y la empresa francesa Total quería aprovecharlo. Pero su propuesta para comenzar a perforar la desembocadura del río ha sido rechazada por el regulador ambiental brasileño IBAMA, que asentó su negativa en base a que la empresa no entregó la información suficiente sobre los posibles impactos que tendría dicha explotación.

“El modelo de extracción del petróleo deja dudas sobre los posibles impactos sobre los arrecifes de coral y la biodiversidad marina”, afirma en un comunicado el presidente de la IBAMA, Suely Araújo.

Fuente IFLScience

Curiosidades relacionadas Más del autor

Comentarios