El ayuno regenera las células madre de los intestinos

Un grupo de investigadores ha podido revertir la pérdida de la funcionalidad relacionada con la edad en las células madre intestinales de una manera muy simple. Se ha demostrado que un ayuno de 24 horas mejora drásticamente la forma en que estas importantes células se regeneran en ratones.

El estudio, publicado en Cell Stem Cell, analizó el efecto de la dieta sobre las células intestinales de ratones tanto jóvenes como viejos. Lo que descubrieron los expertos fue que después de un solo día de ayuno, las células experimentaron un cambio en su comportamiento. Dejaron de quemar carbohidratos y comenzaron a quemar grasa. Y una vez que las células comenzaron a quemar ácidos grasos, su funcionalidad mejoró.

“Las células madre intestinales son los caballos de batalla del intestino que dan lugar a más células madre y a todos los tipos de células diferenciadas del intestino. Notablemente, durante el envejecimiento, la función del tallo intestinal disminuye, lo que afecta a la capacidad del intestino para repararse tras el daño”, afirma Omer Yilmaz, investigador principal e investigador del Instituto Koch para la Investigación Integral del Cäncer del MIT. “En esta línea de investigación, nos centramos en comprender cómo un ayuno de 24 horas mejora la función de las células madre del intestino joven y viejo”.

El equipo se dio cuenta que una vez que los ratones comenzaban a ayunar, ciertos factores de transcripción (proteínas que ayudan a convertir el ADN en ARN) se activaban: las PPAR. Cuando se “apagan”, las células no pueden quemar ácidos grasos, y el análisis mostró que cuando esto sucede, las células ya no pueden regenerarse. También sucedía lo contrario. El equipo activó los PPAR mientras que los ratones no estaban en ayunas y aún así obtuvieron un efecto beneficioso.

“Es muy sorprendente”, agrega la coautora principal Chia-Wei Cheng. “Simplemente activar una vía metabólica es suficiente para revertir ciertos fenotipos de la edad”.

Los hallazgos son realmente importantes. El descubrimiento de que el ayuno ayuda a los intestinos a regenerarse es importante en sí mismo, pero combinarlo con el potencial de simplemente usar un medicamento para obtener el mismo efecto hace que este sea un estudio clave para las intervenciones médicas en el sistema digestivo inferior. Podría, por ejemplo, ayudar a los pacientes a recuperarse de la quimioterapia o de las infecciones gastrointestinales.

El equipo ahora siente curiosidad por saber si las células en otras partes del cuerpo también tienen esta capacidad. El ayuno o el uso de medicamentos podrían aumentar la longevidad del tejido en muchos órganos diferentes.

Fuente Cell Stem Cell MIT
Comentarios