Anil Barela, de 12 años, jugaba con sus amigos en la orilla de un rió a tragarse peces, pero accidentalmente en vez de tragar lo inhaló. Esto de jugar a tragarse peces es una hobby habitual de Anil y sus amigos, pero en esta ocasión el pez no llego al estómago, sino que lo aspiró y acabó en su pulmón izquierdo. Enseguida empezó a tener problemas para poder respirar y fue enviado al hospital del distrito de Khargone del estado de Madhya Pradesh. Los médicos confirmaron la gravedad del asunto, el oxígeno en su sangre habían descendido. Tuvo que ser intervenido quirúrgicamente para extraer el pez aun vivo de su pulmón izquierdo, un total de 45 minutos para poder llegar al pez a través de la broncoscopía. Pramod Jhawar, especialista y experto en broncoscopías afirma que es el primer caso de este tipo en sus 20 años de experiencia.