Hay personas a las que en la cama le gustan cosas extrañas pero lo de estas personas es que ni si quiera puede realizarse en una cama, ya que quien tiene estos gustos no puede evitar sentirse atraído por elementos mecánicas mayormente coches, aunque también se han dado casos de helicópteros.

No hay duda que la mecanofilia es uno de los fetiches que más futuro tiene con la llegada de los robots sexuales y demás máquinas de uso erótico.

Edward Smith admite haber tenido sexo con más de mil coches, Smith dice que no está loco, que simplemente aprecia la belleza de los automóviles hasta el punto de que esto le genera la necesidad de expresar amor.