Un láser reactiva recuerdos perdidos en ratones con Alzheimer

Una nueva investigación ha logrado reavivar recuerdos olvidados en ratones con la enfermedad de Alzheimer, lo que sugiere que esta condición puede no destruir nuestros recuerdos, sino perjudicar nuestra capacidad de recordarlos.

Durante mucho tiempo se ha asumido que esta enfermedad borra completamente los recuerdos, ya que las placas amiloides se acumulan en el cerebro y se cree que destruyen las neuronas que almacenan nuestras memorias.

Pero el experimento realizado por investigadores de la Universidad de Columbia sugieren que los recuerdos no son borrados, sino que son difíciles de acceder. Es más, estos recuerdos pueden reactivarse si se estimulan las neuronas en los que están almacenados. Este hallazgo podría ser “completamente revolucionario”, según afirma Ralph Martins, de la Universidad Edith Cowan, en Australia. “Tienen el potencial de conducir el desarrollo de nuevos fármacos para ayudar a recuperar los recuerdos”, añade.

Para examinar cómo la memoria se ve afectada por la enfermedad del Alzheimer, los investigadores desarrollaron una forma de visualizar los recuerdos individuales en el cerebro del ratón: se las ingeniaron para “hacer” ratones con neuronas que brillan de color amarillo cuando se activa el almacenamiento de memoria, y rojo cuando recuerdan. Hicieron crecer dos conjuntos de ratones: uno que era completamente saludable, y otro con una condición similar a la enfermedad del Alzheimer.

Ambos conjuntos hicieron una prueba de memoria. En primer lugar, se expusieron a un aroma de limón y se les dio una descarga eléctrica. Luego, una semana después, fueron expuestos al mismo aroma. Los ratones sanos se quedaron “congelados” esperando de ser electrificados de nuevo, pero la mitad de los ratones enfermos hicieron como si nada, lo que sugiere que no se recordó el vínculo entre el olor y la descarga.

Este comportamiento coincidió con lo que esperaba ver el equipo: en los ratones sanos, las neuronas rojas y amarillas se superponían, mostrando que los ratones estaban recuperando la memoria del aroma del ratón al mismo tiempo que la almacenaban. Pero en los ratones con Alzheimer, las células brillaban de color rojo, lo que sugiere que, si recordaban algo, no era lo que tenían que recordar.

Esto podría ayudar a explicar por qué las personas que padecen esta enfermedad suelen experimentar falsos recuerdos. Esto sugiere que es porque están recuperando información de las células cerebrales equivocadas.

Gracias a una técnica de ingeniería genética llamada optogenética, el equipo al cargo de la investigación pasó a reactivar la memoria del limón en los ratones que padecían la enfermedad. Al brillar un láser azul por un cable de fibra óptica en el cerebro, fueron capaces de estimular las neuronas de almacenamiento de la memoria, lo que llevó a que los ratones reaccionaran con miedo cuando olían el limón.

Esto demuestra que los recuerdos “perdidos” pueden existir en el cerebro y pueden ser recuperados. La optogenética no es una técnica aplicable en humanos a día de hoy, porque todavía no es seguro ni práctico manipular nuestras neuronas, pero en el futuro, ciertos fármacos o técnicas específicas como la estimulación cerebral profunda pueden ayudar a las personas con Alzheimer a acceder a sus recuerdos.

Fuente New Scientist

Curiosidades relacionadas Más del autor

Comentarios