¿Qué hizo desaparecer a la civilización maya?

A pesar de ser unos avanzados a su época en materia de astronomía, arquitectura y matemáticas, la civilización maya acabó colapsando, hace alrededor de 1.000 años. Los historiadores han creído durante décadas que la causa principal fue la sequía; y, ahora, las técnicas científicas más sofisticadas no solo han confirmado esta teoría, sino que también han proporcionado nuevos e interesantes datos y mediciones.

El lago Chichancanab, en la península de Yucatán, está lo suficientemente cerca de lo que fue el corazón de la civilización maya como para proporcionar interesantes indicadores del clima en la región. A mediados de los años 90, se analizaron cambios en la proporción de isótopos de oxígeno en las conchas depositadas en el fondo del lago, lo que demuestra que los últimos años del Periodo Clásico Maya fueron relativamente secos.

Sin embargo, las medidas utilizadas en ese momento no podían decirnos cuánto más de seco era dicho período que las eras anteriores y posteriores: ¿fueron los cambios climáticos realmente suficientes como para derribar la civilización con el sistema de escritura más avanzado y capaz de construir urbes tan grandes? Pues ahora, un artículo publicado en Science proporciona la respuesta, mostrando que, por razones aún desconocidas, el clima en Centroamérica cambió de una manera muy drástica.

El estudiante de la Universidad de Cambridge Nicholas Evans, midió isótopos de oxígeno e hidrógeno en moléculas de agua capturadas en sedimientos de yeso recolectados en el fondo del lago; concluyeron, tras analizarlos, que hubo una disminución de entre el 41 y el 54% en las precipitaciones anuales durante varios largos períodos de más de 400 años. La humedad disminuyó en un 2-7%, lo que puede sonar poco, pero tuvo un impacto muy fuerte en la evaporación.

Eso pudo tener un drástico efecto en la producción agrícola, y no es sorprendente que los años siguientes fueran peores, habiendo años en los que la precipitación bajó un 70%. Pocas sociedades podrían tener reservas alimentarias para sobrevivir a tal evento, y parece que eso fue lo que les ocurrió a los mayas.

Fuente IFLScience
Comentarios