Un experto de la Wharton School of Business de la Universidad de Pennysilvania, todas las naciones desarrolladas del planeta verán tasas de pérdidas de empleo de hasta el 47% en los próximos 25 años. Según The Economist, “ningún gobierno está preparado”. Se cree que la mayoría de estos empleos estarán relacionados con la fabricación y la industria.

La mecanización siempre ha costado puestos de trabajo, pero también ha creado otros. La mecánica hizo el producto, pero los trabajadores repararon las máquinas. Sin embargo, no es así con la nueva tendencia. El desempleo es un problema significativo para las naciones más desarrolladas y sólo va a empeorar; para el 2034, apenas sólo a unas décadas, los trabajos de nivel medio estarán, por lo general, obsoletos.

Los médicos, abogados, maestros, burócratas y los analistas financieros tienen que tener, también, mucho cuidado: sus puestos de trabajo no son seguros. De acuerdo de nuevo con The Economist, los ordenadores serán capaces de analizar y comparar las resmas de datos para tomar decisiones financieras o médicas. Habrá menos posibilidades de fraude o mal diagnóstico, y el proceso será más eficiente. No sólo estas personas están en problemas: es probable que se congelen los salarios de aquellos que permanecen con trabajo.

Este problema lleva siendo un importante dolor de cabeza durante mucho tiempo. Junto con la longevidad y el deteriorado sistema educativo, el problema del avance tecnológico se agrava. Una solución propuesta es una renta básica universal repartida por los gobiernos, una especie de línea de base que se recibiría para sobrevivir. Después de eso, los programas de reeducación podría ayudar a la gente a encontrar nuevos oficios.