Pensemos una cosa: ¿somos ya medio cyborgs? Reflexionemos sobre los smartphones que resuelven dudas por nosotros, las gafas que mejoran nuestra visión, los marcapasos que regulan los latidos del corazón… Nuestra vida depende, cada vez más, de sensores y elementos creados por los humanos (mucho de ellos considerados aparatos electrónicos), así que, ¿qué podemos esperar de los próximos años, sino elementos que nos hagan ser más fuertes, inteligentes, más guapos, más resistentes y cultivar nuevas habilidades?

Os mostramos 10 elementos que podrían revolucionar nuestro futuro más cercano.

1. Chip RFID

Aunque los microchips no son algo nuevo en nuestra sociedad, la práctica de implantarlos en humanos sí lo es. ¿Cómo podrían mejorar nuestra vida? Estos chips, que son las siglas de identificación por radiofrecuencia, nos permitirán tener que llevar la cartera o las llaves, puesto que pueden ser programados para identificarnos.

Aunque a muchos les preocupa el hackeo y el robo de personalidad, se ven más beneficios que contras. Epicenter, una empresa sueca, ya ha comercializado una opción de identificación voluntaria para sus trabajadores; la firma belga de márketing digital NewFusion también se ha sumado a la lista.

2. Exoesqueletos

El exoesqueleto sería un invento que podrían aprovechar tanto las personas con problemas de salud como aquellos que simplemente quieren mejorar su actual; puede mejorar dramáticamente la fuerza y resistencia haciendo que tu cuerpo no se vea perjudicado.

Si se sufre de lesiones en la médula, tienes movilidad reducida o sufres los achaques de la edad, los exoesqueletos podrían hacerte caminar de nuevo y con total libertad.

Además, el político Zoltan Istvan cree que cambiarían otros aspectos de nuestra sociedad, como el deporte y otras formas de recreación, alcanzando nuevos picos físicos y compitiendo a niveles diferentes.

3. Traducción del lenguaje en tiempo real

Durante los últimos años, las aplicaciones de traducción en tiempo real han avanzado a pasos agigantados; sin embargo, tienen problemas y las traducciones no son perfectas. Recientes avances en el aprendizaje de las IA han mejorado las últimas aplicaciones en traducciones.

Con las nuevas mejoras, las compañías más importantes -Microsoft y Google, principalmente- pueden sacar gran provecho. De hecho, alguna vez hemos hablado aquí de los auriculares que traducen a tiempo real; la empresa Waverly Labs ha hecho un crowdfunding de más de 4 millones de dólares y ha pre-vendido 22.000 prototipos de estos auriculares, a un precio de 299$.

4. Visión mejorada

Las famosas gafas de Google y la Realidad Virtual han sido las mejoras más significativas en lo que se refiere a la visión. Los “ojos biónicos” comienzan a mejorar las personas con problemas de visión, en especial de aquellas con degeneración macular hereditaria y relacionada con la edad, con una cámara montada sobre las gafas que están conectadas a la retina. Esta técnica es un método aceptable, aunque todavía no del todo perfecto, de revertir una forma de ceguera.

Otra clase de ayuda intraocular está siendo desarrollada por la empresa Ocumetics Technology Corp, y de momento está en fase de pruebas clínicas. El objetivo es restaurar “una visión clara a todas las distacias, sin gafas ni lentillas, independientemente de la edad del paciente”, afirma la empresa.

Una visión perfecta y sin gafas sería una gran mejora para muchos. Pero algunos piensan más allá. Michio Kaku, físico teórico, cree que la tecnología debería de mirar, y nunca mejor dicho, hacia la mejora de las capacidades humanas. Veremos.

5. Lentillas inteligentes

Seguimos con el ojo. Tanto Sony como Sansung han patentado diversas tecnologías que tratarían de lentillas inteligentes, que pueden grabar vídeo con una serie de parpadeos. La compañía de realidad aumentada Magic Leap también esta trabajando en una idea similar, trabajando conjuntamente con un auricular que podría traer novedades interesantes en las tecnologías de realidad virtual. Ambos productos serían capaces de superponer imágenes y sonidos generadas por ordenador en el mundo real.

Pero la tecnología de realidad aumentada no es sólo para divertirse. Otra aplicación de lentillas inteligentes que está desarrollando el laboratorio X (anteriormente conocido como Google X) es la capacidad de detectar los niveles de glucosa en sangre en el lagrimal y avisar a los diabéticos cuando su azúcar en sangre sea demasiado baja.

6. Impresión de partes del cuerpo en 3D

Es una realidad que se han cultivado vejigas en el laboratorio e incluso vaginas. Pero aún más emocionante es la promesa de la impresión 3D, con la posibilidad de crear órganos gracias a esta tecnología.

El profesor Martin Birchall, cirujano del Colegio Universitario de Londres, cree, según sus declaraciones a la BBC, que “en menos de una década los cirujanos ya estaremos probando órganos y tejidos impresos”.

El diario The Economist es aún más optimista y predice para el 2023 los primeros hígados y riñones impresos en 3D.

7. Medicamentos más inteligentes

Próximamente, podríamos tener mejoras en la ingesta de medicamentos. La inteligencia artificial y la secuenciación genómica más asequible económicamente están acelerando el proceso de descubrimiento de fármacos y facilitando un aumento en la medicina personalizada eficaz.

La empresa Human Longevity está en camino de completar un ambicioso plan para secuenciar un millón de genomas humanos para 2020. La compañía espera extraer esta enorme base de datos genéticos y fenotípicos para acelerar rápidamente la innovación de medicamentos y planes de tratamiento personalizados.

8. Interfaces cerebro-computacionales

Hace poco os hablábamos de un robot controlado a través de las ondas cerebrales. Pronto podríamos estar utilizando dicha tecnología, no sólo para trabajar, sino para corregir discapacidades, mejorar la comunicación…

Expertos de la Universidad de Stanford creen que en los próximos años “las interfaces cerebro-computacionales transformarán la medicina, la tecnología y la sociedad”, y que “los dispositivos artificiales probablemente no sólo restaurarán, sino que también mejorarán las capacidades humanas”.

9. Bebés a la carta

En 2016 nació el primer bebé de 3 padres. El núcleo de uno de los óvulos fue trasplantado en un óvulo donante con el núcleo eliminado. Este fue entonces fertilizado con el esperma del padre, un proceso emprendido para evitar una condición fatal llamada síndrome de Leigh, que se “sitúa” en el ADN mitocondrial de la madre.

Con la precisión de la edición de genes, no pasará mucho tiempo hasta que se utilice en masa para prevenir la mayoría de las enfermedades hereditarias.

El potencial de la tecnología de edición de genes es peligroso, profundo, y podría cambiar la humanidad. No es seguro hasta qué punto progresaremos en los próximos años, pero definitivamente avanzaremos en este campo en la próxima década.

10. Mejoras en los cambios de sexo.

El transhumanista transgénero Vallkyrie Ice McGill predijo en 2014 que para el año 2024 será posible una transformación funcional total del género. La misma tecnología que podría permitir una reasignación de género completa también podría permitir a los pacientes lograr ampliaciones de nalgas, pechos y pene con resultados más naturales.