La polución de los coches diesel mata a 10.000 personas cada año en la Unión Europea

No solo el cambio climático es el responsable de la prohibición del diesel en muchos estados europeos para 2030 y 2040; también su peligrosidad, ya que hasta 10.000 personas fallecen cada año en la Unión Europea por culpa de este combustible.

Y casi la mitad de estas personas -4.560 el año 2013- fallecieron debido a que ciertos fabricantes de vehículos evadieron las normas de contaminación que se establecieron para mantener la calidad del aire.

Aunque la gasolina también produce partículas peligrosas, el diesel quemado produce más del tipo PM10 y PM2.5, que son más pequeñas y se alojan en las vías respiratorias. Son lo suficientemente peligrosas por sí mismas para una persona sana, pero increíblemente dañinas para aquellos que sufren de problemas respiratorios, como el asma.

De todos los estados de la Unión Europea -y también Suiza y Noruega, que también fueron analizados-, los expertos encontraron que Italia es el peor infractor, con 2.810 muertes relacionadas con la contaminación. Alemania con 2.070, Francia con 1.430 y Reino Unido con 640 son los siguientes.

El problema no queda ahí. Aunando toda la contaminación atmosférica, el aire mata a unas 425.000 personas en la Unión Europea cada año. El equipo encargado de la investigación, dirigido por el Instituto Internacional de Análisis de Sistemas Aplicados y el Instituto Meteorológico de Noruega, señalan que el 90% de estas muertes están vinculadas con enfermedades respiratorias o cardiovasculares.

Afortunadamente, gobiernos como el francés o el del Reino Unido -y China, fuera de la Unión Europea-, parecen querer poner solución a esta problemática: prohibirán, en el futuro, la venta de automóviles con motores convencionales.

Vía Enviromental Research Letters
Comentarios