¿Es más peligroso fumar marihuana o beber alcohol?

Aunque es una pregunta que muchos de nosotros nos habremos hecho alguna vez, y a pesar de los avances y los conocimientos que tenemos a día de hoy, sigue siendo una pregunta bastante difícil de responder. Hay muchos factores que dificultan su comparación: aunque son muchas las investigaciones sobre el efecto y los peligros del alcohol, más reducidos son los que se basan en la marihuana, ya que suele ser ilegal.

Luego hay que analizar qué significa “peligroso”: ¿hablamos de lo adictivo que es algo? ¿De cómo perjudica al cuerpo consumirlo solo una vez?¿De cuánto afecta a la sociedad en base a los costes? Todos los factores se han de tener en cuenta, y cuantifcarlos no es nada fácil. Pero eso no significa que los expertos no lo hayan intentado.

Para empezar, parece ser que la marihuana es menos adictiva que el alcohol. En una encuesta sobre los hábitos en las drogas realizado a 8.000 estadounidenses, los investigadores encontraron que mientras que el 15% de ellos podía considerarse adicto al alcohol, solo el 9% podría ser diagnosticado como adicto a la marihuana. De hecho, para aquellos que fuman hierba mezclada con tabaco, es mucho más probable que te enganche la nicotina (el 32% de los consumidores mostraban signos de adicción).

Analizar su salubridad es más complicado. Se sabe desde hace tiempo que el alcohol está relacionado con una gran cantidad de tipos de cáncer, desde la boca hasta el hígado, pasando por el páncreas. Por el contrario, hay muchos estudios que sostienen que el cannabis hace todo lo contrario. Desafortunadamente, las evidencias para este último caso aún no son concluyentes, ya que muchos estudios que lo han analizado han utilizado células cancerosas en el laboratorio, no en un paciente, dando una idea bastante limitada a cómo sería en un caso verdadero.

Pero uno de los estudios más exhaustivo sobre el daño de las drogas ha posicionado al alcohol como la droga más perjudicial. Y no solo comparándola con la marihuana: también entraban otras drogas como la heroína y el crack, que ocupaban el segundo y el tercer lugar respectivamente. En esta escala, que incluía tanto riesgos individuales como sociales, la marihuana aparecía en octavo lugar como la droga más peligrosa.

De hecho, a nivel mundial, se cree que el alcohol es causa de 3,3 millones de muertes cada año, lo equivale a un fallecido cada 10 segundos. Sin embargo, debido a las peculiaridades de la historia y de la sociedad, sigue siendo la droga que terminó siendo legal.

Fuente Scientific American Cancer Research UK IFLScience
Comentarios