La cascada artificial más grande del mundo: 106 metros de caída en un edificio chino

Las cascadas son uno de los elementos naturales que más buscan los viajeros; ver agua caer desde cuanta más altura mejor es uno de los mayores regalos que puede dar la naturaleza, no solo por lo visual, sino también por lo auditivo. Y en ese concepto se basó la empresa china Guizhou Ludiya Property Management, creando la cascada artificial más alta del mundo.

Ubicada en la ciudad de Guiyang, capital de la provincia de Guizhou, en el sudoeste de China, este reto de la ingeniería se enfrentó a enormes desafíos para permitir caer agua a 106 metros de altura que han solucionado con cuatro bombas gigantes para empujar el agua y un gran coste eléctrico, que se valora en 100 euros cada hora.

Muchas personas han reaccionado de forma negativa a lo que perciben como un proyecto vanidoso, aunque hay residentes que no lo ven con malos ojos: “No siempre está encendido, solo si hay algunos eventos internacionales e importantes”, afirma Tengyu Zhang, vecino de la zona, en declaraciones a Bored Panda.

Guiyang está aprovechándose del boom inmobiliario de la zona y la población ha crecido exponencialmente en los últimos años. “Hace cinco años era una de las provincias más pobres de China”, afirma el mismo ciudadano. “Pero la economía se ha desarrollado rápidamente; por ejemplo, hay bases de Apple, Google y Amazon ubicadas aquí”.

Fuente Bored Panda
Comentarios