default-1478798086-tasting-in-vr Después de años y años de producción, las gafas de realidad virtual (VR) están ya en las estanterías de los establecimientos, para aquellos que quieran disfrutar de una inmersión visual completa. Sin embargo, las empresas tecnológicas ya miran más allá, y quieren desarrollar el siguiente paso sensorial. Los guantes hápticos, por ejemplo, que permitirán a los usuarios tocar y sentir los objetos que no estén allí físicamente, ya están en progreso.

Pero, ¿qué pasa con otros sentidos? Del sentido del gusto no se olvidan; presentado en el simposio anual sobre software, investigadores de la Universidad Nacional de Singapur mostraron como fueron capaces de simular el sabor de alimentos dulces usando un sistema que calienta y enfría rápidamente la lengua.

“Al ser una sensación placentera, el dulzor es reconocida como la sensación más preferida entre los cinco sentidos gustativos primarios”, informan los investigadores. “Con este método, se presenta un nuevo modo de simular virtualmente la sensación de dulzura mediante la aplicación de la estimulación térmica en la punta de la lengua. Los resultados preliminares sugieren que los participantes fueron capaces de percibir el sabor”.

Sin embargo, otro grupo de investigadores de la Universidad de Tokio se están centrando en otro aspecto de la alimentación: la textura. Se han colocado electrodos en los músculos de la mandíbula, y mediante la alteración de la frecuencia y la duración de los pulsos eléctricos, han sido capaces de simular los niveles de dureza y elasticidad de los alimentos virtuales.

Todos estos avances se encuentran en un estado muy precario, pero algún día podrían hacer que la realidad virtual sea, quizá, indistinguible.