El Síndrome de Rapunzel se caracteriza por el acto de comer pelo de forma compulsiva

El síndrome de Rapunzel es el resultado de la tricofagia, trastorno psicológico que conlleva el acto de comer pelo de forma compulsiva, lo que desemboca en la formación de una bola de pelo (tricobezoar) en el estómago que se extiende hasta el intestino delgado.
Este síndrome se manifiesta principalmente en mujeres adolescentes que presentan alopecia (caída del cabello) y tumoración abdominal móvil en el epigastrio (parte alta del estómago), que puede causar obstrucción intermitente. Es común que estas pacientes tengan patología psiquiátrica asociada.

Las personas que padecen este síndrome combinan la tricofagia con la tricotilomanía, un trastorno de la conducta que se caracteriza por el hábito o comportamiento recurrente e irresistible dirigido a arrancarse el propio cabello o los vellos de distintas zonas del cuerpo. Como consecuencia de la ingesta de pelo, se irán acumulando pelos en el estómago, que no podran digerir y así, poco a poco, se irá formando una bola de pelo que ocupará el estómago. Cuando esta bola de pelo (tricobezoar) se extiende hacia abajo ocupando el duodeno y/o la parte proximal del intestino delgado, hablamos de Síndrome de Rapunzel.

Estas pacientes sufren dolor abdominal, náuseas y vómitos (el estómago no puede retener la comida ya que se encuentra ocupado por la bola de pelo), debilidad y pérdida de peso, estreñimiento o diarrea y hematemesis. Frecuentemente presentan marcada halitosis. La presencia de estos síntomas depende de la elasticidad del estómago, el tamaño del bezoar y de la aparición o no de complicaciones.

El diagnóstico suele ser muy difícil ya que habitualmente, el paciente niega u oculta información sobre tricofagia, además, las grandes masas abdominales pueden confundir y orientar el diagnóstico hacia un cáncer. Para diagnosticarlo hay que realizar una endoscopia.

El tratamiento es quirúrgico. Hay que extirpar el tricobezoar. Una vez hecho esto, lo más preocupante es que al ser el origen de esto un trastorno obsesivo de la conducta, existen muchas posibilidades de que el paciente recaiga y continúe comiéndose el pelo. Por esto, se deben tratar la tricotilotomia y la tricofagia, que son la raíz del problema.

pelotrastorno