Las orugas parasitarias se hacen pasar por hormigas reinas para vivir como ellas

Científicos de la Universidad de Turín en Italia han revelado como las orugas parásitas infiltradas en una colonia pueden “vivir como reinas”: La estrategia clave es imitar la “voz” de una hormiga reina, ordenando así a sus compañeras de hormiguero que le den de comer.
De esta manera, en el hormiguero, las orugas de mariposas del género Maculinea están bien protegidas, en un espacio ambientalmente estable y rico en recursos de los que disponen a su antojo.

Para las miles de especies de insectos que se aposentan en los hormigueros, la supervivencia significa encontrar formas de convivir con las hormigas, por ejemplo emitiendo señales químicas similares a las suyas para demostrar a sus compañeras que son habitantes legítimas de la colonia. Si el insecto infiltrado logra engañar con sus señales químicas a las hormigas, estas le percibirán como a una inquilino de pleno derecho. Si las señales químicas del insecto no son lo suficientemente parecidas a las de las hormigas, estas se percibirán que el olor del insecto y se percatarán así de que es un intruso.

Las señales acústicas transmiten información bastante compleja tanto entre obreras fuera del hormiguero (por ejemplo mientras buscan comida) como dentro y entre diferentes castas.
El equipo de Francesca Barbero ha estado investigando a orugas que se infiltran en hormigueros de hormigas del género Myrmica y pasan buena parte de sus vidas ahí como huéspedes no deseados al lograr imitar los sonidos producidos por las propias hormigas.

Hace varios años, el equipo de Barbero ya constató que los sonidos que emiten las hormigas reinas se distinguen de los de las obreras dentro de las colonias. El nuevo trabajo muestra que las mariposas parásitas se aprovechan de esa diferencia. Barbero y sus colegas, sospechando la importancia de las señales acústicas, utilizaron un micrófono diseñado especialmente para grabar los ruidos de las hormigas y las orugas y luego reprodujeron sonidos de las orugas dentro de hormigueros. Mediante la comparación de las señales acústicas y el análisis de las reacciones de las hormigas a las grabaciones, constataron que las orugas son capaces de imitar los sonidos peculiares que emiten las reinas de los hormigueros en los que están infiltradas, y gracias a ello engañan a las hormigas obreras para que las alimenten y hasta las limpien, dándoles prioridad por encima de las larvas de hormiga.

El equipo de científicos de la Universidad de Turín en Italia ha presentado los últimos resultados de su intrigante línea de investigación en un congreso de la Acoustical Society of America (ASA) (Sociedad Acústica de Estados Unidos) la cual ha publicado el estudio en su plataforma web “acousticalsociety.org”

hormigahormiguerooruga