Los cuervos saben cuándo han sido engañados y lo recuerdan durante un mes

 Según un estudio publicado en la revista Animal Behaviour, los cuervos saben diferenciar entre lo justo y lo injusto, y evitan aquellos que han actuado mal hacia ellos. Los investigadores encontraron que estas aves son capaces de reconocer cuando una persona les hace una trampa o cuando les dan una recompensa; en caso de que el cuervo haya sido engañado, son capaces de guardar rencor durante un mes.

Para probarlo, los investigadores, de la Universidad de Viena, probaron la inteligencia de los cuervos en un intercambio; un grupo de voluntarios se sometieron a participar en un estudio en el que una persona le entregaría a un cuervo un trozo de queso a cambio de un trozo de pan duro. Obviamente, las aves preferían el primero, y cada vez que veían un trozo de él, intentaban cambiarlo por el pan.

Pero probaron una cosa: ¿qué pasaba cuando un humano se quedaba con el trozo de pan y no le daban el queso? Las aves, visto esto, evitaban las personas que les habían engañado, y rehusaban de volver a acercarse a ellos.

Los expertos quisieron comprobar cuánto tiempo les duró el “enfado”, y volvieron a realizar el experimento un mes después, con las mismas personas. Encontraron que las aves realizaron hacer el intercambio con las mismas personas, acordándose de aquellas que les habían engañado.

En el mundo de las aves, los córvidos -que incluyen cuervos, urracas, cuervos y demás- son algunos de los más inteligentes, teniendo comparativamente el cerebro más grande que cualquier otro tipo de pájaro. Y entre ellos, los cuervos están un escalón por encima: son conocidos por elaborar herramientas y resolver problemas complejos, y ahora parece que tienen alguna noción de lo que es justo e injusto.

Los investigadores creen que esta capacidad de reconocer qué es justo y lo que no podría haber ayudado a los pájaros a evolucionar en su cooperación de grupo: no querrías formar parte de un grupo si hay miembros que no contribuyen.

avesinteligencia