Trabajar con más de 65 años ayuda a la memoria

Cuando estamos activos, laboralmente hablando, ejercitamos más nuestra memoria que si nuestras actividades no requieren tanta concentración. Así lo demuestra un reciente estudio publicado por Kandauda Wickrama y Catherine Wlaker, de la Universidad de Georgia (Estados Unidos).

El estudio se centra en la relación entre el trabajo después de los 65 años y el funcionamiento de la memoria. Para ello, estos investigadores evaluaron una muestra de 8.165 personas mayores de 65 años en tres momentos temporales entre 2002 y 2006, recogiendo todo tipo de información sobre su situación laboral (trabajo completo, parcial, retirado, etc.), el trabajo que realizaban (manual, profesional…) y variables como edad y nivel educativo.

Para evaluar su memoria inmediata les presentaron a los participantes una lista de diez palabras que tenían que aprender y les pidieron que las repitiesen en voz alta todas aquellas que recordaran inmediatamente después de acabar la presentación. Tras varios minutos, evaluaron su memoria demorada pidiéndoles de nuevo que recordasen la misma lista.

Los resultados del estudio concluyeron que la situación laboral tenía mucho que ver con la tasa de deterioro de la memoria inmediata. Aquellas personas mayores de 65 que habían mantenido un trabajo a tiempo completo mostraban menor declive que otras con trabajos a tiempo parcial.

Además, los autores sugieren que es muy posible que estar en activo suponga mantener un mayor nivel de ejercicio de la memoria así como conservar ciertos hábitos de vida intelectual y social ya ha demostrado que mejora el rendimiento cognitivo.

65añosestudiomemoriatrabajo