Hola genética; adiós calvicie, entrecejo y tintes

Un nuevo estudio está ayudando a revelar la base genética de la increíble y cuantiosa variación de vello y de pelo que podemos tener. Recientemente se han descubierto diez genes que ‘deciden’ qué color y qué forma tenemos, así como el descubrimiento de por qué algunas personas son propensas a que se le unan las cejas: el gen IRF4, que también juega un papel clave a la hora de que aparezcan las canas.

“Ahora tenemos un punto de partida, y queremos encontrar qué otros genes trabajan juntamente con IRF4”, afirma Kaustubh Adhikari, de la Universidad de Londres y director de la investigación. “Una vez tengamos una mejor idea de ello, podremos descubrir dianas farmacológicas para permitir que una persona ajuste el color de su pelo, o prevenga el encanecimiento, eliminando la necesidad de tintes“.

Los investigadores comenzaron su travesía mediante la ayuda de 6.5000 personas voluntarias de cinco países latinoamericanos: Brasil, Colombia, Chile, México y Perú. La elección fue debido a que los individuos allí residentes tienen mezcla de genes europeos, américanos nativos, y con ascendencia africana, así pueden mostrar una alta variación genética.

Después de evaluar las características del cabello a base de diversas categorías, incluyendo color, calvicie, espesor de la barba y la presencia de vello en el entrecejo, a continuación el equipo secuenció su ADN para buscar genes que pudieran estar vinculados con sus rasgos.

Esto llevó al equipo a encontrar 18 genes asociados, 10 de los cuales eran nuevos para la ciencia. Mientras que varios genes ya se habían relacionado con la calvicie en los hombres, el equipo identificó enlaces genéticos hasta ahora desconocidos que podrían representar nuevas dianas para el tratamiento de la pérdida de cabello.

Quizá el descubrimiento más notable del estudio revelaba un gen, IRF4, que determinaba el color de cabello y ‘decidía’ cuándo empezaría una persona a pintar canas. Relacionado con el proceso de envejecimiento, ya que controla la síntesis y el almacenamiento de la melanina, esto podría abrir nuevas vías de investigación para el papel preciso de este gen, que puede conducir a nuevas estrategias contra el envejecimiento.

Otro descubrimiento incluye los genes vinculados con la frondosidad de la barba y la prevalencia de un entrecejo. Parece ser que PRSS53 juega un papel funcional en la determinación del rizo del cabello: la variación en este gen altera la forma del cabello en crecimiento.

Junto a las aplicaciones cosméticas más evidentes para esta investigación, se piensa que también podría ser valioso en términos científicos forenses. Por ejemplo, la presencia o ausencia de ciertos genes en muestras de ADN en escenas del crimen podrían ayudar a construir perfiles visuales y reconstrucciones de los sospechosos.

genéticapelo