Tatuaje en los ojos; ¿cómo se aplican? ¿Son seguros?

Recientemente ha salido en los portales de noticias de casi todo el mundo el caso de una chica canadiense de 24 años que se ha hecho un tatuaje en los globos oculares con tinta púrpura y que ha terminado por perder la visión. Esto ha llevado a muchos a cuestionarse si es saludable hacer esa modificación corporal y, en tal caso, cómo debería de aplicarse.

Aunque a muchos les dará grima la simple idea de tener los ojos tatuados, es una práctica creciente y que, aunque pueda parecer que no, sí es segura. Siempre y cuando se establezcan unas pautas y se cumplan a rajatabla.

El truco consiste en introducir la aguja dentro de un espacio de apenas milímetros de ancho entre dos capas del ojo. 

La tinta necesita introducirse entre la conjuntiva y la esclerótica, señaladas con el 1 y el 2 en la imagen de arriba. La esclerótica es lo que da el blanco a nuestros ojos, y la conjuntiva es una capa clara y transparente que está encima.

Hay solo un método de tatuar los ojos: inyectar pequeñísimos volúmenes de tinta en el espacio entre las dos capas, y permitir que la tinta se extienda a modo de parche. A diferencia de los tatuajes tradicionales, solo requiere de unos pocos pinchazos. Técnicamente es posible hacer eso a un globo ocular.

Luna Cobra fue el artista que realizó por primera vez este método de inyección, y él mismo ha afirmado que, pese a hacerlo, no es una técnica segura. Los ojos son tan fáciles de infectar que a menudo es difícil o imposible revertir los efectos del daño que se produce. Y, a diferencia de los tatuajes en la piel, se debe inyectar la tinta de una manera casi quirúrgica. Si la mano del artista se desliza y la aguja va demasiado lejos, la tinta es demasiado gruesa o la cantidad de colorante es demasiado grande, podría terminar por dañar la visión de la persona casi permanentemente.

Un cirujano sería la apuesta más segura para realizar esta operación. Sin embargo, cabe remarcar que es un procedimiento casi innovador y que aún hay mucho que investigar sobre su salubridad.

artecolorojostatuaje