Las pajareras otomanas: palacios en miniatura con más de cinco siglos

La arquitectura otomana fue diseñada para acomodar no solo a humanos, si no también a animales: las aves, a su manera, fueron bien recibidos por esta cultura por lo que se puede entrever por estas elaboradas y ornamentadas estructuras, similares a palacios de tamaño aviar que se parecen a las versiones en miniatura de los más grandes.

Proyectándose desde la fachada de edificios de hormigón, nuestros amigos emplumados entraban en sus mansiones de varios pisos del cual brotaban balcones para examinar el mundo. Algunas de estas increíbles casas incluso incluyen abrevaderos o “pistas” de aterrizaje y/o despegue para los pájaros.

Estas impresionantes casas para pájaros hablan de la actitud que los turcos otomanos tenían hacia los animales. Las estructuras construidos durante este tiempo, entre los siglos XV y XIX, se diseñaron teniendo en cuenta el cuidado y la protección de las criaturas. Las casas aviarias, con apodos como “kus köskü” (pabellones de pájaros) o “serçe saray” (palacio del gorrión”), son buenos ejemplos.

Mientras que algunos “hogares” eran simplemente usados como refugio, otras pajareras alimentaban a las criaturas en tiempos de frío o podían ayudar a cuidarles mientras estaban enfermos.

En pleno apogeo, los diseños de estas pajareras estaban presentes en casi todas las ciudades turcas. Con el tiempo, no obstante, hoy solo queda una pequeña selección. el ejemplo más antiguo es una iteración del siglo XVI junto al puente Büyükçekmece, de Estambul.

Quizá te interese:

Curiosidades relacionadas
Comentarios