Los tardígrados pueden volverse de cristal

tardígrado Los tardígrados, también conocidos como osos de agua, son los supervivientes definitivos. Capaces de sobrevivir al vacío del espacio o a una atmósfera hasta 600 veces superior a la normal, una nueva investigación revela cómo se las arreglan estos animales cuando no hay suficiente agua para mantener sus procesos vitales normales: se convierten en vidrio.

Los tardígrados suelen vivir en lugares húmedos como en estanques o en musgo. Cuando llegan épocas secas, estos responden induciéndose en un estado de ‘suspensión’, en el que pueden durar décadas sin comida ni agua, antes de ‘encenderse’ de nuevo cuando llegan las lluvias. Esta reanimación se publicó en la reunión anual de la Sociedad Americana de Biología Celular, en la Universidad de Carolina del Norte. El estudio fue publicado por el Doctor Thomas Boothby.

«Los tardígrados producen proteínas que están desordenadas cuando se encuentran en una solución líquida. Sin embargo, cuando se pierde agua, las proteínas forman una especie de esmalte de vidrio que protege las células de verse afectadas por la ausencia de líquido. El vidrio se disuelve cuando el agua regresa, permitiendo que los tardigrados puedan restaurar sus funciones», afirma el doctor Boothby. «Estas proteínas son esenciales para la capacidad de sobrevivir en la desecación, ya que cuando hemos encontrado a tardígrados con concentración de proteínas algo más reducida, eran más vulnerables a los cambios estivales.

Boothby, que fue el autor principal del escrito publicado el mes pasado, afirma que casi una sexta parte del ADN de los tardígrados provienen de otras fuentes. También, afirma que las células tumorales HeLa producen las mismas proteínas. Cuando se mojan, las proteínas se ‘disuelven’ dentro de las células, pero cuando ésta se secan se concentran y se cristalizan. Estas proteínas se pusieron a prueba en bacterias y levaduras para comprobar su capacidad de cristalización, teniendo bastante éxito a la hora de conservarse.

Curiosidades relacionadas