¿Cómo eran las mujeres del Antiguo Egipto?

Gracias al uso de tecnología puntera y muchas horas de trabajo, un conjunto de investigadores ha «devuelto a la vida» el rostro de una momia egipcia.

La mujer, que se ha nombrado como Meritamón, se cree que murió con una edad de entre 18 y 25 años, hace 2.000 años, en el Antiguo Egipto. Sus restos llamaron la atención de los expertos, ya que su cabeza momificada fue descubierta en un lugar de descanso un tanto atípico: el sótano polvoriento de la Universidad de Melbourne. Se cree que la cabeza llegó hasta ahí gracias al profesor Frederic Wood Jones, un experto en anatomía del centro docente que formó parte en un trabajo arqueológico en Egipto durante la década de los 30.

La historia de esta joven es un misterio absoluto. Sin embargo, a través de esta reconstrucción, creen haber logrado reconstruir parte de su vida.

«Con la reconstrucción estamos dando un poco de identidad a la chica, y además nos ha dado una maravillosa oportunidad de investigar y poner más lejos los límites del conocimiento y de nuestra tecnología», afirma Janet Davey, forense egiptóloga de la Universidad de Monash.

El proyecto se realizó mediante tomografía computarizada de cráneo, todavía vendado. Esto reveló que éste se conservaba en muy buenas condiciones, así como que sufría de dos abscesos dentales. También, se ha encontrado que pudo sufrir de anemia, por el grosor del hueso.

Científicos biomédicos de la Universidad de Melbourne están ahora en proceso de análisis de los tejidos de la momia, con el fin de comparar los tipos de isótopos que se encuentran en su cuerpo. Esto podría dar una indicación bastante exacta de su dieta, e incluso de la región en la que vivía.

El siguiente paso consistió en la reconstrucción de un modelo exacto en 3D gracias a la tomografía computarizada. El cráneo tardó 140 horas en imprimirse, y los médicos tuvieron que añadir algunos ajustes que la máquina era incapaz de realizar. A continuación, el cráneo impreso fue entregado a la escultora Jennifer Man, que posee una amplia experiencia en reconstrucciones forenses.

Utilizando la base de datos de los egipcios, los investigadores reconstruyeron el tejido en ciertos puntos de la cara para marcar los rasgos de la cara. Por ejemplo, se sabía que tenía una leve sobremordida, y las dimensiones de la cavidad nasal podrían usarse para dar tamaño y forma definitiva a la nariz.

Los investigadores todavía discuten qué tono de piel era dominante en los antiguos egipcios, pero se decidieron por un tono ‘amaderado’ como término medio para concluir dicho debate. Su cabello se modeló en base a Lady Rai, una mujer egipcia de alrededor de 3.500 años de antigüedad, cuyos restos momificados muestran claramente un estilo de cabello trenzado.

«La idea del proyecto es tomar esta reliquia y, en cierto modo, traerla de vuelta a la vida mediante el uso de nuevas tecnologías», agregó Varsha Pilbrow, antropóloga biológia que enseña anatomía en el Departamento de Anatomía y Neurociencia de la Universidad de Melbourne. «De esta manera, podemos obtener mucho más que un simple objeto de exhibición. a través de ella, los estudiantes serán capaces de aprender a diagnosticar la patología marcada en nuestra anatomía, y aprender cómo los grupos poblacionales enteros pueden verse afectados por el entorno en el que viven».

 

Fuente https://www.youtube.com/watch?v=yzRydobJ...
Curiosidades relacionadas