La psicopatía y el poder, ¿qué tienen en común?

size1_45794_jefeLa ambición por el poder es un terreno fértil para la falta de empatía, el egocentrismo, la hostilidad y la manipulación, características habituales de los psicópatas y de las personas que ocupan altos cargos ejecutivos. Un talento único y singular para identificar los puntos débiles de las personas y una actitud implacable frente a las debilidades de estas, son la combinación perfecta para alcanzar metas muy ambiciosas. De hecho varios estudios han demostrado que si bien el 1% de la población general correspondía a sujetos clasificados como psicópatas, la cifra alcanzaba el 3% por ciento en el caso de los ocupantes de cargos directivos en empresas y otras entidades.

Una investigación de la Universidad de Huddersfield, en el Reino Unido, sugiere que las personas con tendencias psicopáticas y elevados índices de inteligencia podrían abundar más de lo pensado en altos cargos directivos, lo que está levantando mucha polémica.

El estudio dirigido por Carolyn Bate revela que las personas con este perfil pueden enmascarar los síntomas de la psicopatía mediante la manipulación de las pruebas que se les aplican para revelar su personalidad. Las personas con un IMQ alto tienen la suficiente inteligencia para fingir sus respuestas emocionales, lo que hace más difícil detectar su patología. A mayor inteligencia del sujeto, mayor capacidad para ocultar su psicopatía.

“La cifra podría ser más de tres por ciento, porque si las personas son conscientes de que son psicópatas pueden manipular los resultados y hacerse pasar por personas corrientes. Esto podría tener un efecto perjudicial en nuestra vida cotidiana” concluye Bate. La investigación será publicada en el Journal of Forensic Psychiatry and Psycholog

Es importante aclarar que popularmente se tiene una idea errónea sobre la psicopatía. Se cree que un psicópata no puede evitar sus impulsos de ejercer violencia física o incluso matar, y en realidad existen varios tipos de psicopatía y no todos se caracterizan por una propensión a la violencia física. El psicópata corporativo no matará a sangre fría, pero se involucra en actos delictivos de cuello blanco que pueden llegar a tener serias repercusiones en el sector económico.

44262_N_16-07-11-20-23-30“El delincuente de cuello blanco es un tipo frío sin ningún remordimiento”, declaró en El Mundo el psiquiatra y forense español José Antonio García-Andrade. “Para él no hay hijos, ni amigos ni nadie. Solo repara en el éxito, en el dominio sobre los demás. Es una peligrosa patología del poder. Esa frialdad, esa ausencia de remordimiento, esa insensibilidad hacia las víctimas son propias de un psicópata, de una persona con una estructura disarmónica de la personalidad”.

Se ha asumido que la conducta escandalosa y un tanto errática de banqueros y políticos corruptos es consecuencia de que el poder «se les ha subido a la cabeza”, pero también es posible que esa personalidad amoral, cínica, insensata y carente de empatía sea la que siempre han tenido, aunque hayan sabido ocultarla para poder ascender a los cargos de poder que codiciaban…

Fuente http://noticiasdelaciencia.com/not/12222...
Curiosidades relacionadas
Comentarios