Los cerebros de los pedófilos tienen conexiones cerebrales distintas que aquellos que no lo son

default-1477581140-cover-image Mediante el uso de escáneres de resonancia magnética funcional para ayudar a desvelar los secretos detrás de la pedofilia, los expertos han logrado descubrir algunas de las disfunciones neuronales comunes en ciertos tipos de pedófilos, así como descubrir por qué algunos abusan activamente a los niños mientras que otros no cometen dicho delito.

El estudio, publicado en la revista Human Brain Mapping, muestra como psicólogos de la Universidad de Duisburg-Essen, en Alemania, estudiaron a 40 hombres que habían abusado de menores, 37 que admitieron sentido atracción sexual hacia ellos y 40 sujetos de control. Bajo el análisis de su actividad cerebral gracias a un escáner de resonancia magnética funcional, pudieron analizar los tiempos de reacción de los participantes, las habilidades a la toma de decisiones y el estado de alerta.

Encontraron que «los pedófilos que habían actuado abusando a menores seguían más sus impulsos». En cambio, los pedófilos sin antecedentes de abusos sexual tenían una mayor capacidad de autocontrol.

El doctor Christian Kaergel, autor del estudio, afirma que la investigación muestra que los pedófilos que nunca han abusado de un niño son diferentes, en las conexiones cerebrales, que aquellos que sí lo han hecho. Por lo tanto, sugiere que deberíamos intentar buscar alternativas en el tratamiento psiquiátrico y en su rehabilitación.

«En la comunidad social, la pedofilia es, a menudo, sinónimo de abuso de menores; pero es evidente que este trastorno no es una condición suficiente para ser un delincuente sexual infantil», afirma el mismo experto, en declaraciones a The Independent. «Esto significa que no todos los individuos diagnosticados con pedofilia sean personas que vayan a cometer delitos contra los niños. Nuestro hallazgo diferencia el perfil neuronal, y distingue entre la práctica de la pedofilia y los delincuentes pedófilos; por lo tanto, en términos clínicos, podríamos dictaminar que son dos enfermedades parecidas, pero diferentes».

 

Fuente http://www.iflscience.com/brain/brains-o...
Curiosidades relacionadas