El Géiser Fly, una maravilla fruto de un error humano

01La actividad humana en nuestro planeta acostumbra a ser sinónimo de devastación y fealdad, sin embargo hay veces en que, ante la intervención humana, la naturaleza responde con una maravilla. Tal es el caso del Géiser Fly, en el desierto de Nevada (EE.UU.), un espectáculo multicolor en el que las aguas termales son las protagonistas. En 1964 este depósito de aguas termales, en el Valle de la Muerte,  fue perforado por accidente durante un estudio sobre el aprovechamiento de la energía biotérmica de la zona. El agua a más de 200º C, empezó emanar a presión por el agujero que habían hecho los operarios por error, y dado que el agua no se podía aprovechar para la agricultura,  se selló el pozo y se abandonó. Aunque algo falló ya que, después de un tiempo, empezó a salir del pozo agua a presión a una altura metro y medio sobre el suelo. Por algún motivo, decidieron no volver a taparlo.

El géiser improvisado no cesó su actividad y, gracias a la deposición del carbonato cálcico que el agua termal lleva disuelto, se formó todo un sistema de conos y de estructuras calcáreas similares a terrazas o piscinas de una gran belleza. Los colores extraordinariamente fotogénicos en las estructuras de carbonato cálcico similares a estalactitas, los proporcionan las bacterias y las algas termófilas (amantes del agua caliente) que viven alrededor de la surgencia.

En la actualidad, el Géiser Fly continúa su erupción de agua y el cono se eleva ya hasta los 3.70 metros de altura. Sigue su crecimiento y de momento, parece que no va a parar. Gracias al continuo suministro de agua, en esas tierras tan áridas se ha formado una zona de una gran riqueza biológica.

Esta maravilla se encuentra en una propiedad privada, así que no se la puede visitar libremente, lo que ayuda a la conservación de este bello lugar que contó con la inesperada ayuda de un error humano para formarse.

Fly-Geyser-on-private-Fly-Ranch-in-Washoe-County-Nevada-4-1-721138

Curiosidades relacionadas
Comentarios