Más creativos, más distraídos

La distracción siempre ha sido el foco del lastre educativo y es que centrar tu atención en algo secundario en vez de lo que es prioritario, no está muy bien visto en la escuela. La reducción de productividad es una de las consecuencia de las distracción, del mismo modo que lo son las interrupciones que se producen en el trabajo con tareas múltiples.

capacidad creativa

En cambio, muchos pensadores, filósofos y artistas, como Monet, Einstein o Picasso, confirman que son las mentes más distraídas y de fácil dispersión las más tendentes a ser creativas. Así lo confirma un estudio llevado a cabo en la Universidad de Harvard, que corrobora que las personas más distraídas tienen mentalidades creativas, abiertas y personalidades extrovertidas. Estas características unidas a un alto coeficiente intelectual promueven la lluvia de ideas innovadoras y entusiasmantes.

 Simplemente, el hecho de tener una idea divagando por nuestro cerebro hace que la comprensión se facilite y se permita la creación rápida de respuestas, lo que significa que un flujo de ideas constantes promueve la creatividad. Explicándolo de otra forma, una persona que suele pensar en cosas variadas a lo largo del día, posiblemente sea más capaz de dar con una solución más rápida a un problema frente a otro sujeto.

creatividad

Por lo que en el ámbito educativo o artístico, sería ideal potenciar la capacidad creativa de las personas más distraídas para que se desarrollen totalmente haciendo un uso aprovechado de sus cualidades.

Curiosidades relacionadas