‘Reviven’ a un tardígrado tras 30 años congelado

tardígrado Hemos hablado alguna vez de los tardígrados. De hecho, hemos comentado como pueden hacerse de cristal o como son los seres vivos más resistentes del planeta.

Un grupo de científicos ha anunciado a la revista Cryobiology que consiguieron «revivir» a un tardígrado después de haber permanecido congelado durante más de 30 años. En esta investigación se describe como dos tardígrados congelados, uno del género Acutuncus antarticus y otro aún en el huevo, se encontraron en una muestra de musgo de la estación de Showa, en la Antártida, en noviembre de 1983. Estos se almacenaron en un laboratorio en Japón a una temperatura de -20ºC.

En su estado de congelación, sus actividades metabólicas se detuvieron, colocándose en un estado llamado criptobiosis, sin mostrar signos visibles de vida. En esta situación, e marzo de 2014, los científicos descongelaron uno para ver si «volvía a la vida». Sorprendentemente, después de 13 días, sus funciones vitales volvieron casi a la normalidad, y era capaz de alimentarse. Más tarde, incluso fue capaz de poner 19, 14 de los cuales eclosionaron.

Este descubrimiento es un gran avance científico, pues es «la mayor duración criptobiótica jamás registrada en los tardígrados como sus huevos». Sin embargo, señalan que hay algunas limitaciones, como que la cantidad de humedad del musgo es desconocida; esto es importante, porque la deshidratación tendria un importante impacto en el organismo.

Sin embargo, no es el registro más largo de un organismo congelado que después es revivido. Esta distinción pertenece a un gusano nematodo parásito de las plantas, Tylenchus polypynus, que sobrevivió tras 39 años en un estado de congelación», explicaron.

Sin embargo, sigue siendo una hazaña impresionante, y es una suma más a las múltiples pruebas que muestran lo resistentes que son los tardígrados en cualquier entorno que habitan.

Curiosidades relacionadas