Un perro se comió un trozo del Aston Martin de su dueño

Ocurrido en Inglaterra, Royston Grimstead de 42 años llegó a su casa y observó que su  Border Collie llamada Luce tenia el hocico cubierto con algo blanco, lo que le extrañó bastante.

El hombre se puso a ver que era lo que su perra se podía haber comido y para su sorpresa lo terminó descubriendo, nada menos que un trozo de su coche de lujo, un Aston Marton de 130mil dólares.

Un trozo del guardabarros delantero valorado aproximadamente en 3mil euros fue lo que su animal de compañía se comió.

Curiosidades relacionadas