W-18: la droga 10.000 veces más potente que la morfina

160307180439_w18_droga_calgary_640x360_albertalawenforcementresponseteams_nocreditMédicos de todo el mundo han reportado recientemente la aparición de un nuevo fármaco, conocido como W-18 y que tuvo su foco inicial en Canadá, con sugerencias de que la sustancia podría ser 10.000 veces más potente que la morfina. Sin embargo, estas comparaciones están cogidas con pinzas, ya que se sabe poco acerca de cómo funciona esta droga (aunque este desconocimiento también podría ser inverso, y que sea más peligroso de lo que se cree).

Originalmente inventado en 1980 por científicos de la Universidad de Alberta, W-18 estaba destinado a ser un analgésico sintético para que fueran más fuertes que otros como la morfina o la oxicodona. La sustancia se probó en ratones, y resultó ser tan potente que algunos roedores llegaron a pasar cinco días en coma.

Debido a esto, el W-18 no fue investigado para su consumo en humanos, así que quedó en el abismo científico. Hasta ahora.

La primera señal que se tuvo de la reaparición de W-18 fue el pasado 2015, cuando la policía de Calgary (Canadá) descubrieron un cargamento de 110 pastillas que contenía fentanilo, un opioide sintético que es 10 veces más fuertes que la heroína. El análisis químico reveló que un pequeño número de estas pastillas en realidad contenía trazas de W-18, que se cree que se han producido en laboratorios chinos.

Desde entonces, alijos más grandes han sido encontrados en otros lugares de Canadá y también en Estados Unidos, aunque debido a que W-18 es tan raro y desconocido, nunca ha sido tachado de compuesto ilegal.

La morfina funciona mediante la unión a los receptores de opáceos en el sistema nervioso central, aunque todavía no se sabe si W-18 funciona de la misma manera. Zerbor | Shutterstock
La morfina funciona mediante la unión a los receptores de opiáceos en el sistema nervioso central, aunque todavía no se sabe si W-18 funciona de la misma manera. Zerbor | Shutterstock

Aunque se ha relacionado y comparado el W-18 y la morfina, la realidad es que los opioides existentes no proporcionan un criterio fiable para medir cuán nocivo es este nuevo compuesto. La razón es que los fármacos opiáceos como la morfina trabajan uniéndose a receptores en el sistema nervioso central con el fin de cortar la sensación de dolor. Esta propiedad hace que sea altamente adictiva, lo que lleva a un uso crónico, que puede producir efectos negativos para la salud.

Sin embargo, mientras que no haya más información, no se sabe si W-18 es o no un opioide. Según informa un artículo de Forbes, los investigadores que crearon el compuesto sólo probaron su capacidad analgésica, pero no investigaron su capacidad de acción. Como tal, no se sabe si W-18 funciona mediante la unión a receptores de opiáceos o por algún otro mecanismo.

Fuente http://www.iflscience.com/health-and-med...
Comentarios