Después de dos (hasta cuatro) años, las hembras dan a luz a uno o dos juveniles completamente desarrollados (ovovivíparos). Estos miden aproximadamente 4 cm de largo, respiran con los pulmones y son capaces de vivir en tierra. Esta forma de reproducción debe ser considerada como una adaptación a la vida a grandes altitudes.