La araña-caléndula  o araña-cangrejo se instala en una flor y se camufla adquiriendo color de esta, en espera de sus víctimas, a la vez que, de esa manera, elude el ataque de sus más comunes predadores: las aves.