Cuando muere una persona, el oído es el último sentido en perderse, el primero la vista, seguido del gusto, olfato y tacto

También podría gustarte Más del autor

Comentarios