¿Por qué odiamos escuchar nuestra voz grabada?

Sabes como suena tu voz, ¿cierto? Cuando hablas, obviamente, te escuchas; sin embargo, cuando te grabas y luego lo reproduces, suena casi como si fuera otra voz. ¿Cómo puede variar tanto?

Cuando hablamos, las cuerdas vocales en nuestra laringe producen el sonido que caracteriza nuestra habla. Estas vibraciones llegan al oído del oyente, donde contacta con el tímpano, haciéndole vibrar. Estas vibraciones luego llegan a la cóclea, que las traduce en impulsos eléctricos y entran en el cerebro mediante el nervio auditivo.

Sin embargo, cuando hablamos nosotros mismos, estas vibraciones toman un camino más directo hacia la cóclea. El sonido se lleva a cabo a través del cráneo, tanto de su hueso como del tejido blando. Viajando a través de estas estructuras más densas, las vibraciones de baja frecuencia se mejoran, lo que hace que creamos que tenemos la voz un poco más grave.

Lamentablemente, escuchar una grabación elimina por completo la vía interna. Lo que queda es una versión aislada, que ha fluido por el aire y que ha captado la grabadora: escuchas como te escuchan el resto de personas.

Aunque parezca extraño cuando te ocurre, todo el mundo experimenta este hecho cuando se escucha. Si estás escuchando hablar a alguien, lo más probable es que ellos piensen que suenan más graves de lo que realmente lo hacen.

Nos parece diferente porque no estamos acostumbrados. Así que aunque seguramente odiarás el sonido de tu propia voz, es completamente normal y, probablemente, no sea tan mala como puedas pensar.

Curiosidades relacionadas Más del autor

Comentarios