La triste vida de los albinos en Tanzania

 

b0161644d68fbd57bfd1f17be3a85129En algunas ocasiones la ignorancia, superstición y prejuicios sociales pueden llevar a cometer actos inhumanos. Un ejemplo de ello ocurre en África, sobretodo en países como Malaui o Tanzania, donde los albinos son asesinados a cambio de una gran suma de dinero. Allí vivos no valen nada. En cambio, sus cuerpos sin vida tienen un precio muy elevado. En el mercado negro, un brazo puede llegar a venderse por mil euros y un cuerpo entero por 60.000 o más. Y es que, según algunas creencias, tienen propiedades mágicas. Sus ojos proporcionan la vista a quien no la tiene y sus piernas la fuerza. En efecto, para algunos son auténticos amuletos vivientes.

 

 

 

El director de la ONG española África Directo, José María Márquez, recuerda con tristeza cómo hace unos meses hallaron descuartizado a uno de los niños de su proyecto con la comunidad albina en Malaui. Se llamaba David. “Otro me contó que no iba al colegio en temporada de lluvias porque los maizales están muy altos y le daba miedo que alguien le amputara un brazo y se desangrara allí sin que nadie le viera”, cuenta.

Con tales amputaciones pretenden apropiarse de sus dedos, genitales o extremidades para venderlos a los brujos, que los emplean para preparar pócimas que, en teoría, atraen la buena suerte o el éxito. De este modo, sus cuerpos pasan a formar parte de un macabro contrabando que, muchas veces, se realiza a la vista de todos y con total impunidad. De hecho, en algunos mercadillos locales se venden “medicinas” elaboradas con partes de personas albinas. Muchas veces los bebés albinos son arrancados de los brazos de sus madres inmediatamente después de que den a luz. Luego, son asesinados por estar “malditos”.

albinos-tanzania-7
Mercado de Mgusu. Mercaderes comercian con “medicinas” elaboradas a partir de personas albinas

Se calcula que en Tanzania se asesinan cada año unas 100 personas albinas, aunque se cree que la cifra es mucho más alta. En la mayoría de los casos, los asesinatos no son denunciados, pues se hacen con la complicidad de médicos, comunidades y familias. Frente a esta dura realidad, los albinos optan por escapar, y se estima que al menos 10.000 albinos de África oriental se han desplazado a otros continentes.

“Hay un negocio, porque las personas con estas creencias pagan al brujo para que haga la pócima. Se puede llegar a los 1.800 euros por una pierna. Incluso un hermano vendió a otro por 200”, lamenta José Manuel Colón, director del documental “Black Man, White Skin”, nominado a los premios Goya y actualmente comprado por Netflix. Colón ha denunciado a través de su trabajo la persecución que padecen. En su documental explica cómo intentan cazarlos para luego venderlos por piezas, como animales a los que matan por su piel o su cornamenta.

Las creencias afirman que las personas albinas son espíritus malignos, fantasmas que no mueren. Se los llama “zeru-zeru”, que significa espíritu. De esta forma se los deshumaniza y se facilita su asesinato.

Algunos son repudiados por sus familias y criados en escuelas internas exclusivas para albinos. Otros, simplemente, son internados por su propia seguridad. Ahí son criados y protegidos de su sociedad.

albinos-tanzania-11Además son muchos los que piensan que el albinismo es una enfermedad contagiosa. El albinismo no es una enfermedad, sino un trastorno metabólico hereditario. No se contrae ni se contagia, se produce por la ausencia de la enzima que encargada de sintetizar melanina, el pigmento que nos confiere color en la piel, pelo y ojos. Por eso, la piel y el cabello de los albinos son particularmente blanquecinos. La melanina, además de dar color, también nos protege de los rayos del sol. Con ello, los albinos son especialmente sensibles al sol. Así que además de ser perseguidos, asesinados y mutilados, su metabolismo no favorece una alta esperanza de vida, que en su caso ronda los 30 años. Como era de esperar, el cáncer de piel es el responsable.

Se calcula que en en Tanzania hay más de 17.000 albinos, siendo uno de los lugares del mundo que alberga una mayor cantidad. Es extraño que precisamente en el mismo lugar donde son más perseguidos, sean también más abundantes. La explicación radica en la endogamia. Al ser discriminados suelen casarse y tener hijos entre ellos.

Frente a esta situación el gobierno de Tanzania está empezando a tomar cartas en el asunto. Ahora los que hayan asesinado un albino serán llevados a la orca y los que hayan amputado tendrán que enfrentarse a 5-8 años por lesiones corporales graves. Además, se ha lanzado una campaña de sensibilización que insta a las comunidades rurales a que dejen de atacar a los albinos. Se han compuesto canciones populares que hablan del albinismo y se ha construido un monumento en su honor. La escultura, construida en el centro del pueblo Sengerema, a 60 kilómetros de Mwanza, muestra a un padre pigmentado llevando en hombros a su hijo albino mientras que una mujer pigmentada le pone al niño un sombrero para protegerlo del sol. Con ello, se pretende mejorar la calidad de vida de los albinos y acabar con los prejuicios sociales y supersticiones.

Fuente http://lavozdelmuro.net/el-infierno-de-s...

Curiosidades relacionadas Más del autor

Comentarios