El primer sentido que se pierde es la vista, seguido del gusto, el olfato y el tacto. El oído es el último en desaparecer.