Hasta un 88% de la pornografía casera, incluyendo videos e imágenes del disco duro del ordenador, suelen acabar en sitios de pornografía, a menudo sin el mínimo conocimiento del dueño, según un estudio reciente. El estudio analizó más de 12.000 imágenes sexualmente explícitas subidas por personas jóvenes y encontró que la gran mayoría de las imágenes habían sido robadas y publicadas en lo que el Britain’s Internet Watch Foundation (IWF), responsables del estudio, llamó sitios web “parásitos”.

Hay quien se dedica de forma exclusiva a la recopilación de imágenes sexuales de sujetos jóvenes, supuestamente obteniendo el material desde cualquier lugar donde puedan conseguirlo: teléfonos celulares perdidos o robados, cuentas privadas hackeadas en Photobucket, Flickr o Facebook, o de sitios de chat y Tumblr, una plataforma de blogs famosa por la enorme cantidad explícita de contenido auto-publicado por jóvenes de bachiller y estudiantes universitarios.

David Wright, director del UK Safer Internet Center, respaldó los resultados del estudio, y reiteró una advertencia a los jóvenes a no enviar mensajes sexualmente explícitos a través de sus teléfonos. “Muchos de los consejos para los niños y los jóvenes es, con justa razón, que no hagan ‘sexting‘”, dijo.