La Fórmula E ya no necesitará paradas por culpa de las baterías

Hace pocos años, la Fórmula E quiso revolucionar el mundo de las carreras creando una competición de velocidad con bólidos 100% eléctricos. Servidor se manifiesta fiel seguidor de esta competición, visto que la Fórmula 1 ha dejado de ser lo que era.

Vale, a muchos aficionados quizá no les guste que un coche de carreras no le destroce los oídos y suene más parecido a un sable láser salido de Star Wars. Pero sin duda esta competición puede marcar un antes y un después en la forma que concebimos qué es un coche moderno.

Los vehículos de Fórmula E pueden pasar de 0 a 100 en tres segundos y pueden llegar a lograr los 225 km/h, más que suficiente para los serpenteantes circuitos urbanos donde compiten. Y como muestra de su competitividad, la semana pasada se celebró el Gran Premio de Nueva York, donde Eric Vergne, ganador de la carrera, se llevó el trofeo de ganador a casa por una diferencia de medio segundo respecto a su perseguidor. Y el próximo año las carreras serán más emocionantes, ya que se ofrecerá más potencia a los vehículos.

A día de hoy, los coches tienen una autonomía de unos 25 minutos antes de necesitar ser recargados, por lo que los conductores tienen que cambiar de bólido a mitad de la carrera. Para la quinta temporada de la Fórmula E, prevista para que inicie en diciembre, cada automóvil contará con una batería lo suficientemente grande como para superar una carrera completa de 50 minutos. También contarán con un diseño más aerodinámico para compensar el peso adicional.

Con ello, planean poder llegar a los 270 km/h, acercándose cada vez más a las velocidades de la Fórmula 1 y NASCAR.

Mientras que los equipos pueden personalizar el motor y la transmisión de su vehículo, la batería está estandarizada y su producción, limitada a 180 kilovatios. En ciertas circunstancias, los organizadores permiten que las baterías entreguen más potencia, lo que permite que los automóviles vayan más rápido.

A parte del conocido “fanboost“, una especie de potencia extra que te da el apoyo en redes sociales, a partir de la próxima temporada los conductores también podrán desbloquear un breve aumento de potencia en contadas ocasiones de la carrera, tomando un desvío a través de una “zona de activación”.

Gran parte de la estrategia de la Fórmula E se basa en el ahorro de energía, cuándo descansar y conservar energía y cuándo aprovecharla al máximo para adelantar a un rival, o para conseguir la vuelta más rápida, que da puntos.

La Fórmula E ha ido ganando adeptos en los últimos años, y muestra de ello es el reciente interés que han tenido importantes marcas como BMW, Audi (que ha entrado de manera oficial esta pasada temporada), Jaguar o Ford para unirse a la competición.

Comentarios