La sección 256 de la Constitución de Alabama reza así:

“La legislatura establecerá (…) un sistema de escuelas públicas a lo largo de todo el estado para el beneficio de los niños de entre 7 y 21 años de edad (…). Escuelas separadas serán provistas para niños blancos y de color, y a ningún niño de cualquier raza le será permitido atender una escuela de la otra raza“.

Este artículo intentó modificarse en el año 2004 y en el 2012, pero en ambas ocasiones se rechazó la propuesta por temor a que esto conllevara un incremento del gasto en educación. Así pues, a día de hoy y por ley los niños blancos y negros deben asistir a colegios diferentes.