El ochoó (Hura crepitans), también llamado solimán, es un árbol venenoso que se encuentra sobre todo en las zonas intertropicales del continente americano, especialmente en las cuencas del Orinoco y el Amazonas. Resulta venenoso para personas y peces (el látex venenoso es útil para pescarlos, pues les atonta), pero no para muchos monos y aves que se alimentan de sus frutos.

Su corteza se encuentra cubierta de numerosas espinas, al igual que sus frutos. Éstos maduran durante la temporada de lluvia y, al mojarse, estallan produciendo un fuerte ruido. El estallido hace que las semillas salgan disparadas a grandes distancias, incrementando la zona de difusión.

Existe un árbol cubierto de espinas cuyos frutos explotan, lanzando semillas puntiagudas a 30 metros a 240 km/h Canadian Naturaleza,,,
El ochoó (Hura crepitans), también llamado solimán, es un árbol venenoso que se encuentra sobre todo en las zonas intertropicales del continente americano, especialmente en las cuencas del Orinoco y el Amazonas. Resulta venenoso para personas y peces (el látex venenoso es útil para pescarlos, pues les atonta), pero...
<a href="http://www.nosabesnada.com/uploads/2013/01/800px-Hura_crepitans.jpg"><img class="alignleft wp-image-47437" title="800px-Hura_crepitans" src="http://www.nosabesnada.com/uploads/2013/01/800px-Hura_crepitans-300x199.jpg" alt="" width="246" height="165" /></a><strong>El ochoó (Hura crepitans),</strong> también llamado solimán, es un <strong>árbol venenoso</strong> que se encuentra sobre todo en las zonas intertropicales del continente americano, especialmente en las cuencas del Orinoco y el Amazonas. Resulta<strong> venenoso</strong> para personas y peces (el látex venenoso es útil para pescarlos, pues les atonta), pero no para muchos monos y aves que se alimentan de sus frutos.Su corteza se encuentra cubierta de numerosas <strong>espinas</strong>, al igual que sus frutos. Éstos maduran durante la temporada de lluvia y, al mojarse, <strong>estallan produciendo un fuerte ruido</strong>. El estallido hace que las semillas salgan disparadas a grandes distancias, incrementando la zona de difusión.