¿Por qué no se ha caído la Torre de Pisa?

Un equipo de ingenieros ha resuelto el enigma de por qué la Torre de Pisa sigue en pie a pesar de un largo historial de terremotos y el paso de más de 600 años. Realizado por la Universidad de Roma, la investigación fue más allá de los estudios previos y examinó las propiedades físicas, mecánicas y químicas de los materiales de construcción, de la roca y del suelo.

Los resultados, que se presentarán en la 16ª Conferencia Europea de Ingeniería de Terremotos, revelan que la capacidad de la Torre inclinada de Pisa para resistir fuertes vibraciones sísmicas proviene de un fenómeno llamado interacción dinámica entre suelo y estructura (DSSI por sus siglas en inglés).

Casualidad o no, se ve que existe una interacción vibratoria entre la altura de la torre (de 55 metros), el suelo blando donde está anclada, y la rigidez del mármol que constituye la mayor parte de su estructura. Esto evita que la torre tiemble cuando las ondas sísmicas pasan por el suelo.

“Irónicamente, el mismo suelo que causa la inestabilidad y llevó a la Torre al borde del colapso, le ayuda a sobrevivir a los eventos sísmicos”, afirma el profesor George Mylonakis, del Departamento de Ingeniería Civil de Bristol.

La construcción del campanario, ubicado en los terrenos de la catedral de Piazza dei Miracoli, comenzó en 1173. Se dice que la estructura comenzó a inclinarse cuando los obreros construyeron la tercera de las ocho plantas, y se dijo que el suelo blando (de arena, arcilla y barro) era el culpable. En ese momento, el suelo se inclinó hacia el norte, por lo que el arquitecto (cuya identidad permanece en debate) intentó compensarlo creando columnas y arcos más pequeños en el lado norte del tercer nivel. Pero antes de que los constructores pudieran completar la cuarta planta, la torre se detuvo con el estallido de una serie de guerras religiosas.

Hubo varios intentos de completar el campanario en 1272. Luego, inclinado hacia el sur debido al movimiento del suelo durante el siglo anterior, los nuevos ingenieros de la torre también trataron de compensar el ángulo, pero tuvieron que dejar de construir, después de completar la séptima planta, cuando otra guerra estalló en 1278. La octava planta, inclinada hacia el norte, finalmente se completó alrededor de 1370, dando a la torre inclinada al sur su aspecto curvo característico.

Luego de una serie de refuerzos de estabilización a lo largo del siglo XX y principios de la década de los 2000, la inclinación de la torre se ha reducido. Hoy en día, la parte superior de la torre está desviada del centro de la base en 3,9 metros.

Comentarios