¿Cómo podemos sentir que alguien nos está mirando?

aaaObservados Todos hemos tenido esa sensación; sabemos que nos están mirando, incluso si no estamos prestando atención a esa persona. Incluso, a veces experimentamos esa sensación cuando dicha persona no está dentro de nuestro campo de visión. Pero, ¿cómo podemos experimentar este fenómeno, sin recurrir a explicaciones pseudocientíficas como la percepción extrasensorial o un «sexto sentido»?

La fascinación humana por los ojos constituye el núcleo de la cuestión; «los ojos son una ventana al alma», dice el dicho. Y no es de extrañar que estemos tan interesados en ello. De hecho, científicos han encontrado un grupo de neuronas en el cerebro de los macacos que se activan específicamente cuando están bajo la mirada directa de otro mono.

También, parece que estamos «programados» para percibir las miradas: el mecanismo que detecta los ojos y dirige nuestra atención hacia ellos parece ser innato. De hecho, los recién nacidos de sólo dos a cinco días ya miran directamente a los ojos.

Pero no sólo nuestro cerebro se dedica a tratar de coincidir miradas: nuestros ojos también juegan un papel importante, obviamente. De hecho, nuestra estructura ocular es distinta a la de casi todas las demás especies; el área que rodea nuestra pupila (la esclerótica) es muy grande y completamente blanca, haciendo que sea muy fácil de discernir la dirección de la mirada de alguien. En muchos animales, por el contrario, la pupila ocupa mucho lugar en el ojo, o la esclerótica es más oscura. Esto se cree que es una adaptación para camuflar el ojo de los depredadores.

Pero, ¿porqué es tan importante la mirada y porqué necesita todo este procesamiento especializado? Básicamente, los ojos nos proporcionan una visión de algo significativo que está sucediendo. Los cambios en la atención de otra persona son capaces de, casi por reflejo, redirigir nuestra atención junto con su mirada. Nuestra mayor atención a la mirada de los otros se cree que es una evolución para apoyar las interacciones cooperativas entre los seres humanos, habiendo sido un pilar para muchas de nuestras habilidades sociales más complejas.

Las alteraciones del procesamiento normal de la mirada son vistos a través de una amplia gama de condiciones. Por ejemplo, los autistas pasan menos tiempo fijándose en los ojos de los demás. También tienen menos problemas para extraer información de los ojos, tales como la emoción o las intenciones, y son menos capaces de decir cuando alguien les está mirando directamente. En el otro extremo, las personas con ansiedad social tienden a fijarse en los ojos de los demás que aquellos con la ansiedad.

La verdad sobre la detección de la mirada

Debido a que nuestra mirada está optimizada para una fácil detección, a menudo es fácil para nosotros averiguar si alguien está mirando. Por ejemplo, si alguien se sienta justo enfrente tuyo en el tren y te mira, puedes saber la dirección de su mirada sin mirarle directamente.

Sin embargo, podemos utilizar otras señales para saber cuando alguien nos está mirando en nuestra visión periférica. Normalmente, también dependemos de la posición o movimiento de su cabeza. También, nos basamos en la cabeza o señales del cuerpo cuando el observador está en la oscuridad o lleva gafas de sol. Pero resulta que, en situaciones de incertidumbre, las personas sobreestiman sistemáticamente la probabilidad de que la otra persona nos esté mirando. Esto puede ser una adaptación a prepararnos para las interacciones que están a punto de ocurrir, sobre todo si la interacción puede ser mortal (recordemos que, al fin y al cabo, no dejamos de ser animales).

Pero, ¿qué pasa con la sensación de que alguien fuera de nuestro campo de visión nos está mirando? ¿Es realmente posible ese «sentido»? Esto ha sido durante mucho tiempo una fuente de investigación científica, ya que algunos estudios han encontrado que el 94% de las personas han experimentado la sensación de que le «claven» los ojos y, al girarse, han sabido que estaban siendo vigilados.

Por desgracia para aquellos que les hubiera gustado que fuera algo «extrasensorial», parece ser que hay problemas metodológicos (camino para llegar al conocimiento), o efectos inexplicables del experimentador. Por ejemplo, cuando ciertos experimentadores actúan como «observador» en estos experimentos, parecen tener más éxito a la hora de que la gente detecte sus mirados que otros participantes. Es casi seguro que es un sesgo inconsciente, tal vez debido a las interacciones iniciales con el experimentador.

 

Fuente https://theconversation.com/a-sixth-sens...
Curiosidades relacionadas