La selección española de fútbol es la única que ha ganado el Mundial perdiendo su primer partido