Una tableta de 4.000 años que muestra una queja sobre una venta

Esta tableta babilónica del 1750 a.C. demuestra que el servicio al cliente y las disputas entre comprador y vendedor existen desde mucho antes que los centros comerciales y Amazon. La tableta de arcilla proviene de la antigua ciudad de Ur, ahora parte del sur de Iraq, y es parte de la colección del Museo Británico. Aunque tiene solo 11,5 centímetros de alto y unos 5 centímetros de ancho, el escrito está bastante bien detallado.

Hecha con escritura cuneiforme, la carta de Nanne a Ea-Nasir es una queja sobre el grado incorrecto de cobre entregado y el subsecuente enfado. La tableta, que fue adquirida por el museo en 1953, fue traducida por A. Leo Oppenheim en la década de los 60 y publicada en su libro Letters from Mesopotamia. Leo fue un destacado asiriólogo hasta su muerte, en 1974, y se decía que había leído más escritura cuneiforme que cualquier persona viva.

Gracias a él, podemos saber la queja y su amenaza de llevar a Ea-nasir a los tribunales si el asunto no se resolvía:

A Ea-nasir: Nanni envía el siguiente mensaje:

Cuando llegaste, me dijiste lo siguiente: “Le daré a Gimil-Sin lingotes de cobre de buena calidad”. Te fuiste entonces pero no hiciste lo que prometiste. Pusiste lingotes que no eran buenos ante mi mensajero y dijiste: “Si quieres tomarlos, tómalos; si no quieres tomarlos, ¡vete!” ¿Por quién me tomas, que tratas a alguien como yo con tanto desprecio? He enviado como mensajeros a caballeros como nosotros para recoger la bolsa con mi dinero pero me han tratado con desprecio enviándome a mí con las manos vacías varias veces, y eso a través de territorio enemigo. ¿Hay alguno entre tus comerciantes que comercian con Telmun que me haya tratado de esta manera? ¡Tú solo tratas a mi mensajero con desprecio!  A causa de esta (insignificante) mina de plata que te debo (?), te sientes en libertad de hablar de esa manera, mientras yo he dado al palacio en tu nombre 1.080 libras de cobre, y Umi-abum tiene asimismo dado 1.080 libras de cobre, aparte de lo que ambos hemos escrito en una tableta sellada para guarar en el templo de Samas. ¿Cómo me has tratado por ese cobre? Me has retenido mi bolsa de dinero en territorio enemigo; ahora depende de usted restaurar (mi dinero) en totalidad. Tenga en cuenta que (a partir de ahora) no aceptaré ningún cobre que no sea de buena calidad. De ahora en adelante, seleccionaré y tomaré los lingotes individualmente en mi propio patio, y ejerceré contra usted mi derecho de rechazo porque me ha tratado con desprecio.”

El mensaje de Nanni demuestra que mucho antes que fuera público las quejas hacia el sistema de ventas (como en Twitter, por ejemplo), los babilonios estaban organizados respecto a este tema.

Su conocido sistema judicial permitió a los jueces cumplir con la ley rápidamente, y gracias a las miles de tabletas cuneiformes jurídicas encontradas en Ur, los arqueólogos pudieron aprender una gran cantidad de información sobre la vida en Mesopotamia. Estas tabletas detallan contratos, registros comerciales y procedimientos judiciales que demuestran cuán cerca estaba la sociedad antigua de nuestras vidas modernas.

Comentarios