Más de 1000 pájaros mueren cada año al estrellarse contra las ventanas